|

LUCY

Bio

Chamán, trance, ritual hipnótico… son palabras que usamos con frecuencia al describir las sensaciones que producen las sesiones de música techno. Probablemente con demasiada frecuencia. Tanta que han perdido su significado y valor original y han quedado ya tan vacías que lo mismo podríamos estar refiriéndonos a la marca de un sintetizador o a la bebida que promociona el festival. Afortunadamente hay artistas como Lucy (aka Luca Mortellaro) que nos recuerdan por qué empezamos a usar estas palabras y por qué son tan adecuadas para determinadas formas de música electrónica.
Desde su sello Stroboscopic Artefacts lanza discos cuidadosamente elaborados y diseñados para estimular emociones ocultas y adormecidas en nuestro interior e incluso curarnos de algunas enfermedades gracias a la interacción de nuestro cuerpo con su sonido. Al igual que el Gong que adorna la portada de su tercer y más reciente álbum, “Self Myhtology, nuestro cuerpo resuena con el sonido. Las partículas que nos forman también ondas vibratorias. Vibramos constantemente y esa vibración interna de cada uno interactúa con la del sonido de la música y tiene efectos sobre nuestro cuerpo y mente que no podemos controlar. Pero si lo aceptamos y nos dejamos llevar, dejamos que la energía penetre en nosotros, y nos prestamos a su intercambio, todo puede ocurrir.
Así lo cree Lucy y así lo transmite en sus entrevistas, en sus sesiones de DJ y en las de meditación que yoga que organiza semanalmente en Berlín, su ciudad de residencia actual. Y lo hace con un entusiasmo tan contagioso, con una franqueza y una sinceridad tan humildes y sobre todo, con una música tan bella que no podemos más que rendirnos y dejarnos caer para sumergirnos en ella. Le esperamos con verdadera ilusión.

Vídeo